ARP Días 7, 8 y 9: Lac Ayous – Midi D’Ossau – Arremoulite – Sallent

Día 7

El pueblo de Lescun parece un cuento en sí mismo. Rodeado de montañas y lugar de tránsito de la GR10, es un fenomenal punto de encuentro para abastecerse. IMGP9083La Alta Ruta Pirenaica transita por el puerto del palo, remontando mil metros de desnivel, en zona que intuyo tendrá poca señalización, para llegar a Candanchú. Mi plan barrunta abandonar la HRP en esta jornada, que ya las hemos pasado canutas sin sendero balizado, y retomarla mañana en el refugio de Pombie. Para ello transitaré por la GR10 francesa. Balizas que os quiero balizas! Captura de pantalla 2017-05-25 a las 9.42.13.pngTengo 15 asequibles kilómetros hasta Etsaut, tierra de confluencia turística, a donde espero llegar en tres horas. Noto que mi cuerpo está al límite. No se recupera bien pese a que he reducido la intensidad y la duración de las jornadas. Las ampollas se acumulan sobre las ampollas que ya estaban. —Pero al menos hoy no me voy a perder— me consuelo.Captura de pantalla 2017-05-25 a las 10.14.33.pngY desde Etsaut, otros doce kilómetros hasta el Refugio de Ayous, zona de lagos con formidables vistas al coloso de la región Pic du Midi D’Ossau.

Captura de pantalla 2017-05-25 a las 10.22.53.pngLas travesías ofrecen una perspectiva incomparable con las que descubres territorios desconocidos por los que difícilmente te acercarías a conocer a propósito. El Chamin de la mature ó Camino de la madre es uno de esos lugares. Camino estrecho, no recomendado para vertigosos como yo, que enfila hacia arriba durante diez kilómetros sin descanso con caída libre vertical a uno de sus lados.  IMGP9086Llegados a los 1800 metros de desnivel la niebla se presenta de nuevo. El trayecto está muy marcado y no tengo mayores problemas. Recordemos el objetivo principal: No perderse.IMGP9093La señal blanca y roja es como el oxígeno para mí. Tiempo después de esta aventura cada vez que me crucé con esta señal mi cerebro se encendía con un chasquido eléctrico.IMGP9094Me topo con un nutrido grupo de senderistas.IMGP9095Y llegamos al cobijo del Refugio Ayous, ubicado en una de las zonas más bellas de los Pirineos. Consumo una crep de chocolate y una taza de chocolate a mayores, a precio de rufugio de alta montaña.IMGP9096Son las 18, me sobra tiempo. Pero la nueva estrategia consiste en dar prioridad al descanso. Oteo el terreno para montar la tienda sobre la pradera. IMGP9097IMGP9098Desde aquí tendría que ver alzándose el Midi D’Ossau. La niebla lo impide. A ver si hay suerte mañana.IMGP9099IMGP9100Las vistas que tengo desde mi pequeña guarida son majestuosas. Abro la ventana de la tienda varias veces, recreándome. Una de las grandes conclusiones de este viaje: La libertad de poner la tienda, donde quieras, en los lugares más lejanos y más explícitamente naturales, en simbiosis con los elementos, con la hierba, con los pájaros, es uno de los grandes regalos de viajar en travesía.IMG_2802IMG_2805Toca descansar.IMG_2806

Día 8

El día siguiente amanece con niebla densa de nuevo. La salida es con trazada bien clara por momentos. Mi mapa es una tomadura de pelo y temo perderme.IMG_1262

IMGP9101IMGP9102La estrategia es clara, preguntaré a todas las personas que me cruce por la dirección correcta. Así es como el guía de un grupo de senderistas, quizá compadeciéndose de mí, me ofrece un mapa plastificado del lugar. Oro bañado en joyas para mí. IMGP9103

Y entonces sí. Con el mapa encuentro el punto de felicidad que añoraba. Disfruto del paisaje y avanzo impetuoso. En una hora llego a los pies del Midi D’Ossau, asombrosa montaña de 2880 metros.IMG_2808Bicéfala, como se alcanza a ver en la foto.IMG_2809IMG_2810

Si, me estoy recreando. Busco una foto a la altura de lo que veo. A veces me gustaría llevar un equipo de fotógrafos para mí, como en “El último superviviente”.

IMG_2807

A continuación tengo que bordear la ladera del Midi, y sortear un numeroso rebaño de carneros o vaya usté a saber qué extraños animales con cuernos.IMG_2815Muy cerca se vislumbra la frontera del Portalet y,  justo al lado, la vertiente oeste de la Estación de Esquí de Formigal.IMG_2816El refugio de Pombie no se puede quejar de emplazamiento.IMG_2818Aprovecho para estudiar lo que me queda. En la foto, en línea recta, descender hasta la carretera y remontar mil metros de desnivel hasta el refugio de Arremoulit. Estoy de celebración, casi seguro que hoy tampoco me perderé.IMGP9106El descenso me brinda descansos mágicos.IMGP9108Lo que dejo atrás.imgp9109.jpgNecesito tres horas con calor abrasador para llegar al Col de Arrious. Hay dos opciones: por el Lac d’Artouse es más corto y va en línea recta, pero mi libro advierte de que hay un paso de cierta exposición. Abofeteado por las malas experiencias, decido no tentar a la suerte y hacer el camino largo, pese a que no estoy para mucho más.IMGP9110A la hora y pico llego, arrastrándome, al Lac de Arremoulit. Son las 18 de la tarde, y termino la jornada como estaba pactado.IMGP9111IMG_2819Sin perder un segundo monto la tienda. Hay una migaja de zona de pasto y lo demás es dormir sobre roca dura. imgp9112.jpgIMGP9113La puesta de sol viene acompañada de un drástico descenso de las temperaturas. Me pongo toda la ropa de que dispongo. Estoy destemplado. IMGP9114En el refugio pido cena caliente. Me atiborro. El comedor es pequeño y está lleno de montañeros. Yo soy hombre de pocas palabras, pues porto la cruz del cansancio y el frío. La noche será dramática. Es la primera vez en la travesía que duermo a 2400 metros, y tengo mucho frío. Hay muchas teorías acerca de lo que hay que hacer para dormir en el saco, algunas de las cuales dicen que hay que dormir casi desnudo, para que funcione el efecto térmico. Yo me tengo que poner toda la ropa, toda. La sucia también. Una noche mortal.

Día 9

Por la mañana salgo dispuesto a avanzar un poco más. Moral la justa. Me equivoco por última vez. Salgo del circo después de una hora subiendo por un collado equivocado. Tengo que corregir, descender de nuevo y buscar los hitos hacia los lagos Arriel. En ese camino tengo que enfrentarme a todas las dudas. Necesito muy poco para perderme y así no se puede hacer una ruta como esta. Voy maldiciendo, muy enfadado y con la tenacidad vencida.

Al rato un letrero me indica que a cinco horas tengo a mano el pueblo de Sallent de Gállego. Y es entonces cuando tiro la toalla. Abandono, y no es una retirada triste, sino que me devuelve la sonrisa. Una vez tomada la decisión me lanzo montaña abajo lleno de vida, y espero llegar en menos de cinco horas a Sallent, para que me de tiempo a coger un autobús, que con suerte saldrá a esa hora para sacarme de allí.

A una velocidad increíble alcanzo el pueblo sobre las 14, me informan que sale un autobús en todo el día dentro de dos horas. Como tranquilamente y a las 16 huyo del lugar hacia Madrid, feliz y valorando, con sentimientos encontrados, la aventura que he vivido.IMGP9115

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s