GR11 Día 3 y 4: Oulettes de Gaubé – Espugettes – Pineta

Día 3

Así de rotunda amaneció la montaña!IMG_4968Me dirijo desde bien temprano hacia la Hourquette D´Ossoue (2700m), el collado previo al refugio guardado más alto del Pirineo: Baysselance (2650m). Captura de pantalla 2017-05-30 a las 9.46.06.pngDistancia: 10 km. Hay que ganar 600 metros de desnivel. El terreno se vuelve vertical y lo afronto sin excusas. Bajo la mirada del coloso unos neveros me ponen en dificultades. Hay que ser precavidos, la nieve rezagada de Julio no da mucha tregua.IMGP9141IMGP9142En primer plano la indomable Punta Chausenque, el Pitón Carré y el Grand Vignemale posan para mi cámara. La estampa es uno de los grandes emblemas de los Pirineos.IMGP9147IMG_4979Tengo en mente hacer un intento al asequible Petit Vignemale (3030m), en la foto el pico de la izquierda. Al llegar al collado dejo la mochila y me dirijo a la cima. En 30 minutos lo tengo casi hecho, pero a unos metros de llegar a la cumbre un tramo ciertamente aéreo consigue que el vértigo me achique.IMGP9148Doy media vuelta. Miro hacia atrás y, desafiante, reto a la montaña. —Volveré.

Con un punto de tristeza, aunque muy seguro de mi decisión, desciendo hasta Baysselance. —Me ponga unos huevos fritos y una sopa de café por favor,—solicito en el refugio —y pan abundante.IMG_4986Me lo tomo con calma. De la experiencia concluí que el que más avanza no es el más rápido, sino el más paciente, como en el cuento de la cigarra. En saber disfrutar también está la victoria.

Sobre las 13h me dispongo de nuevo a caminar hacia el turístico pueblo de Gavarnie. Distancia: 15 km.

Sobre el escenario se cuela la gran pared de los Pirineos, escaparate impagable de los mejores picos. Distingo los Astazús, el Perdido, la brecha de Rolando, el Taillón, el pequeño Mondarruego… Estoy borracho de montaña.IMG_4987IMGP9154Hay que dejarse caer por el valle. No tiene pérdida.IMGP9157Y distinguir el camino entre la nieve y la pendiente.IMGP9158IMG_4990En la foto se aprecia la inclinación. Hay que clavar bien la bota para evitar sustos.IMG_4992IMG_4993Escucho un estruendo tremendo. El suelo se rompe unos metros más abajo. Un bloque gigante de hielo se ha partido, se convertirá pronto en riachuelo. Es ley natural.IMGP9162Alcanzo la pradera de Ossue. La GR10 me lleva en volandas y cuesta abajo. Un pasito por el caminito, otro, otro… y así 15000 más y habré acabado el día.IMG_5003El día es maravilloso. Los Astazús posan con una nube por sombrero, aunque se ven ensuciados por los cachivaches de la estación de esquí de Gavarnie.IMGP9163En el último tramo antes de llegar al pueblo reconozco al fondo la majestuosa cascada del circo.IMG_5006Gavarnie siempre me da la bienvenida, como no podía ser de otra manera, con su cementerio. Hago aprovisionamiento de plátanos en el mercado y consumo una cerveza y algo de wifi. Las 18 de la tarde. Tiempo suficiente para llegar a Espuguettes.IMG_5004—Espuguettes? En dirección a la cascada, a la izquierda— me dicen.

Distancia: 7 km.

Enfilo para arriba. De postre tengo que ascender 700 metros de desnivel. Como si no llevara ocho horas de caminata… ahora bien, las vistas son impresionantes. Estoy en el trasero del monte perdido, muy difícil de superar.

Una puesta de sol muy golosa. Ahora sí que el portón de Rolando está a la vista de todos.IMGP9166IMGP9167IMGP9168Allá alcanzo a ver por fin el refugio. Veinte minutos más y lo tendré hecho. Olvido decir que voy arrastrando las suelas por el suelo, y me cae sudor de la frente y baba de la boca.IMGP9170IMGP9171El final se me hace muy largo. Voy penando en los últimos metros hasta que llego a Espuguettes. Hay que verlo para creerlo. El sitio lo tiene todo. Con pereza extrema monto la tienda, a los pies de la brecha y del casco de Marboré.IMGP9179IMGP9180IMGP9181Porto una cantidad de suciedad corporal que me hace pesar un par de kilos más. Lo soluciono en el refugio. Después de una cena con salchichón y nueces intento aguantar despierto para disfrutar del cielo, que promete, pero no aguanto ni al anochecer. A dormir que mañana vienen más.

Día 4

Amanece y me recreo. Me tomo mi tiempo para salir de la tienda y recoger. Hoy debe ser una jornada sin paliza. Me nace aprovechar la estancia en este sitio, así que pido un petit dejaneur en el refugio. Rodeado de burros y de un paraje inigualable, degusto unas buenas tostadas con café. Me hubiera quedado siete días allí.IMGP9178Y sin embargo, recojo y me voy. No olvidemos uno de los requisitos de hacer una transpirenaica: Disfrutar de los sitios en pequeñas cantidades y seguir avanzando con entusiasmo. Antes de partir, unos selfies adolescentes con Espuguettes. El enclave parece el de la casa del abuelo de Heidi.IMG_5010IMGP9182Al ganar altura el refugio se hace casi imperceptible y, con la ventaja que da la perspectiva, obtengo con nitidez una panorámica del Vignemale y del recorrido que hice ayer desde allí.IMGP9185Un par de pasos con nieve me ha preocupado una migaja, pero llego al collado sin mayores problemas. Estoy en la Hourquette d’Alans, cornisa diminuta encajada entre rocas donde se me presenta el circo glaciar de Estaubé.IMG_5011IMGP9186Sobre mi gorra se distingue el siguiente collado al que debo llegar, hasta las trancas de nieve. Para ello utilizaré armas de intuición masiva, pues estoy en uno de esos tramos de la HRP en el que no hay ni una mísera señal. Y recuerdo tiempos peores, cuando no tenía ni recursos ni mapas para orientarme.IMG_5012Poco antes valoré la opción de ascender por la canal de Tucarroya, capricho por el que conocería la cara Norte del Perdido, su lago helado, y el balcón de Pineta. El sueño se esfumó en cuanto vi el tobogán de nieve que habría que superar. Arriba a la derecha en la foto se puede intuir. Recuerdo mi eslogan de la travesía: Líos, los justos.imgp9190.jpgMe queda nada para terminar la ascensión, y se acaba la nieve. Y voy bien de fuerzas. Están siendo unas jornadas memorables.IMGP9191Y alcanzo el Port-neuf de Pinedè, un collado más a casi 2500 metros.IMGP9194Me encuentro en este lugar tan aislado a unos compañeros de ruta. Nos hacemos fotos de recuerdo. —Baja! Baja!— me dicen. Igual quieren que caiga rodando, pienso.IMG_5013El valle de Pineta es un remanso de paz en sí mismo. No obstante hay pasos aéreos y mis alarmas internas se encienden.IMG_5021A la falta total de señales hay que añadir un tobogán gigante de nieve de mil metros de desnivel, donde hormiguitas humanas tratan de subir con precaución considerable.IMGP9195A mi derecha me aturde el gigantesco macizo del Monte Perdido.IMGP9196Paso a paso me voy perdiendo en la maraña de nieve y roca en que se ha convertido la travesía. No logro encontrar atajos, ni balizas, ni hitos. Y cuando hay nieve que no puedo evitar me entra un chirimiri corporal.IMG_5023Con paciencia y parsimonia, y habiendo alcanzado en el pasado el nivel de experto en errores garrafales, me siento a comer mientras visualizo el terreno.IMGP9198—Por algún sitio se tiene que poder descender— vaticino.IMGP9200IMGP9201Después de varias horas perdido por los aledaños del Perdido llego hasta el balneario de Pineta. No se puede acampar cerca por no estar a suficiente altura, y no quiero más líos. Avanzo por carretera hasta un camping cercano. Doy por finalizado el día. Primer susto de la travesía, y que sea el último.

Anuncios

Un comentario en “GR11 Día 3 y 4: Oulettes de Gaubé – Espugettes – Pineta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s