Anillo Extrem Picos de Europa Día 1 y 2: Vegabaño – Collado Jermoso

Día 1

Solo hubo un cambio estratégico con respecto a otros viajes. Salí por la tarde de Salamanca en dirección al pueblo leonés de Soto de Sajambre, con el objetivo de llegar casi anocheciendo, aparcar, caminar brevemente hasta coger algo de altura y dormir. Como si quisiera estirar las piernas, embadurnarme de monte y coger impulso.IMG_1771

Ya dentro de la tienda pensé en lo que me quedaba por delante. En los siguientes días abordaría, con 12 kilos a la espalda, dos anillos de Picos de Europa. Travesía que alguien ha visto a bien llamar “Anillo Extrem”.Anillo picos de europa

Día 2

A las ocho ya estaba caminando. Me costó poco trabajo llegar hasta el Refugio de Vegabaño.

IMG_1547IMG_1548En el mapa el trayecto parecía bastante asequible. Hasta Valdeón en unas tres horas por el Puerto de Dobres, y de ahí 50 minutos hasta Cordiñanes a la hora del almuerzo.Vegabaño-ValdeonLo que aconteció a continuación fue una hermosa mañana de pacífico camino por el bosque,IMG_1551…con tiempo de sobra para retrotraerme, pensar en mis cosas, fluir junto con la hierba,IMG_1552…y de paso contemplar los aledaños del valle del río Cares, confluencia de tierras leonesas y asturianas.IMG_1556En intrépido descenso me propuse llegar a Valdeón antes de las 12, la hora del segundo café.IMG_1557Y así sería, pues al primer bar abierto que encontré allá por Soto de Valdeón me bebí un insípido café, cuya descripción más adecuada debía ser la de agua sucia con azúcar.IMG_1560En cualquier caso, continué al poco por un pequeño sendero al pié de la carretera, que me llevaría hasta Cordiñanes. Mi plan no era otro que detenerme allí a descansar y a comer en el único restaurante del pueblo.IMG_1561Y con un paisaje que ya hacía muy entrañable mi presencia allí, me acerqué sin pausa y sin prisa hasta el lugar, IMG_1567…un pueblo precioso situado en el centro del meollo. También divisé el camino que seguía hacia arriba y me tocaría emprender posteriormente.IMG_1568IMG_1589En El Tombo me pusieron un menú (11 euros) que no dejó títere con cabeza, y si a eso añadimos la hambruna que produce la montaña digamos que me faltó poco para echarme una siesta.IMG_1590Reposé cuanto pude en sobremesa innegociable. Y el asunto no era baladí. Tenía toda la tarde por delante para llegar al Refugio Collado Jermoso, uno de los grandes lugares de Picos. Y como bien decía el letrero, había que ascender 1200 metros en 4 kilómetros, en recorrido de extrema dureza. Se dice pronto.IMG_1592

Fácilmente le gané altura al terreno, mis gemelos lo aseveraron a cada paso. Y hacía mucho calor. Tanto que me pregunté si llevaba suficiente agua.IMG_1596Y sin embargo, el recorrido me propuso un camino por lo general boscoso en el principio de la subida,…IMG_1597…con una panorámica muy propia de Picos.IMG_1599IMG_1600En esto que el sendero se puso tontorrón, y hubo que usar la cuerda que felizmente se había instalado para evitar sustos.IMG_1601Como afectado de vértigo que soy, no puedo describir lo difícil que resultó sacar fotos de este tramo, con una mano a la cuerda y la otra a la cámara, dos pies clavados al suelo y el cuerpo bien pegado a la ladera.IMG_1602IMG_1607Y subir, y subir… Hasta que bien entrado en la canal de la Sotín, dos árboles hermanos hacen de puerta natural a un precioso bosque de hayas.IMG_1611Se me hizo necesario tomarme un pequeño respiro en la Vega de Asotín, hermosa pradera ubicada entre paredes de roca. Ese fue el momento en que comprobé que, efectivamente, iba muy justo de agua. Quedaba menos de la mitad de trayecto. Malo será, pensé.IMG_1616El resto de la subida resultó demoledora. Cada paso necesitó de gran esfuerzo físico y mental. IMG_1617Pocas personas me crucé. A este señor de naranja casi le mendigué algo de agua, no me atreví. IMG_1618IMG_1619Alcanzado el Collado Solano, el horizonte emergió con poderosas vistas. Ya no me quedaba agua. Sediento y quejicoso me dirigí hacia el refugio, ladera arriba, esperando que mi osadía no me saliera demasiado cara.fullsizeoutput_13abY tras pasar de los dos mil metros, harto de subir, apareció Collado Jermoso por fin. IMG_1656Antes incluso de la merecida cerveza busqué un lugar para montar la tienda, donde un festival de colores me aguardaba con el ocaso.IMG_1658IMG_1653IMG_1657IMG_1659Observen los colores, a pesar de la calidad de las fotografías, y traten de descubrir las razones que me mueven para llegar a este lugar.IMG_1662

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s