Anillo Extrem Picos de Europa día 3: Collado Jermoso – Bulnes

Con esta bella estampa desperté.IMG_1665Con las nubes por felpudo desayuné un ligero tentempié mientras situaba en el mapa los objetivos de la jornada. Tres horas hasta cabaña Verónica, otras tres horas hasta el refugio del Urriellu.Captura de pantalla 2017-09-02 a las 12.17.57.png

Desde primera hora los montañeros partimos del mismo sitio, cada cual por sus caminos. Los hay más perezosos, los hay más madrugadores, pero todos vamos con legañas.IMG_1666Y allá quedó Collado Jermoso, con seguridad de los lugares más entrañables de Picos de Europa.IMG_1668Un terreno tremendamente irregular nos conduce por los entresijos de Picos,…IMG_1669…y tras sortear varios pedregales y pendientes aparecen a mano izquierda el Urriellu y a mano derecha Cabaña Verónica.IMG_1671IMG_1827En este noble lugar pedí un aquarius por tres euros, bien pagados.IMG_1672Y sin más dilación, y tras un combinado de embutidos, nueces y mandangas, continué mi peregrinación hacia el Urriellu, con gran expectación, no lo niego. En esto que me topé con un muro y su correspondiente caída, y ninguna alternativa convincente para descender. Retrocedí varias veces para comprobar el mapa, y hubiera estado dispuesto a emplear la tarde entera para encontrar certezas. Decidí acercarme a una zona más concurrida y pregunté al primero que bajaba por la montaña. “Didi” se hizo llamar, que casualmente también se dirigía al Urriellu, de modo que juntos enfilamos el muro. Nos paramos en la zona conflictiva y rápidamente reparó en una manguera negra clavada en la roca con la que saldríamos del percal.IMG_1675Con buen cuidado destrepamos con la ayuda de las cuerdas, y salvamos el desnivel honrosamente.IMG_1829IMG_1676En el posterior caminito por la ladera pudimos ponernos al día. Se agradece la compañía en la montaña, en solitario los pensamientos no tienen salida.IMG_1678De modo que por un pequeño sendero atravesamos la pedregosa garganta de Los Boches, donde fuimos conscientes de que nos encontrábamos en el corazón de Picos de Europa. Desde lejos puedes avistar sus milenarias cimas, con frecuencia nevadas, y siempre me pregunté por el aspecto que tendría el interior del macizo. Respuesta satisfecha.IMG_1679En hora y media alcanzamos el monumental Urriellu, con su refugio.IMG_1682IMG_1684Y desde su base, la flamante pared Oeste del Urriellu con sus 550 metros verticales, hermana mayor de cualquier roca y Meca de los escaladores más audaces. En el refugio, al calor de un cafecito, admiramos las placas con la historia de las proezas de los pioneros, héroes forjados en roca calcárea cuyos nombres ya hay que ir memorizando.IMG_1687La planificación de mi ruta continuaba remontando el terreno hacia el Oeste, en dirección al refugio Jou de Cabrones, tal y como establece el anillo central de Picos. Sin embargo mi mapa no ofrecía un camino desde Jou de Cabrones hasta el Cares, camino que era imprescindible para efectuar el anillo completo. IMG_1685No lo vi nada claro, así que decidí sumergirme entre la niebla y descender con Didi hasta Bulnes. Un pequeño desvío que no me sacaría demasiado de mi ruta y que, pensaba yo, sería más llevadero.IMG_1688De los caminos posibles que llevaban a Bulnes elegimos el más directo. Aquel que llamaban el de la canal de Camburero, consistía básicamente en descender casi en línea recta 1200 metros de desnivel en cinco kilómetros por vertiginosas gargantas.IMG_1703IMG_1690La niebla se encargó de ponerle una pizca de épica al asunto. Por momentos parecía que descendíamos a Mordor por las faldas del Monte del Destino .IMG_1691IMG_1693Después de la Canal del Camburero vino la del Balcosín, y cuando creíamos que por fin avistaríamos Bulnes, siempre había más pendiente por bajar. Y es que mil metros son muchos metros.IMG_1694IMG_1828IMG_1697Con nuestras rodillas agonizantes a punto de convertirse en chirimiri apareció, como un pequeño tesoro perdido entre las rocas, el pueblo de Bulnes: Un lugar aislado del mundo con 34 habitantes empadronados, que cuenta con un único camino de acceso sin carretera, y desde 2001 un funicular que puede acercarte por 18 euros.IMG_1701La llegada tuvo tintes de microvictoria. Se celebró con cerveza.IMG_1704Pedimos una buena cena y negociamos un par de camas en un albergue humilde. Muy humilde. Al poco empezó a llover, y nos sentimos aliviados de poder pernoctar bajo techo. El cansancio acumulado empezaba a ser protagonista.IMG_1705

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s