Circular Las Batuecas

Por qué elegí un día de Julio en plena ola de calor para hacer esta ruta? Pongamos que a toro pasado subestimé la situación. El tema es que a las 8.30 de la mañana yo estaba preparado y dispuesto en el serrano pueblo salmantino de La Alberca para acometer una ruta circular a la sierra de Las Batuecas y sierra de Francia.IMGP9702Los comienzos han sido y siempre serán por lo general ligeros, despreocupados. Es por ello que por este camino bien balizado solo me faltó bailar.IMGP9704Un pinar periférico del pueblo hube de atravesar en busca de la cresta montañosa. IMG_1456Llegué a un altillo donde se reveló el recorrido completo. Desde allí me percaté de que tenía por delante una buena caminata. IMGP9706Me pregunté si me daría tiempo a hacer el grueso de la travesía antes de que cayera toda la solana del mediodía. El camino se esfumó y tuve que poner toda la atención para no perder las pocas marcas que encontré.IMGP9707De un lado de la cresta, un buen pedregal con caída prominente, cobijo de cabras y buitres.IMGP9708Del otro, el pueblo serrano de La Alberca con su Sierra de Francia.IMGP9709Al fondo, ya se atisbaba la Peña de Francia, territorio de milagros, por donde se acerca mi recorrido.IMGP9710IMGP9713IMGP9715IMGP9717La Peña del huevo, montículo reconocible por cualquier salmantino senderista, me obligó a hacer una trepada facilita. Aunque con mochila no hay trepada sencilla, también es bien sabido.IMGP9726IMGP9724Por la cresta no había camino marcado, solo unos pocos hitos y maleza que ralentizaba el paso más de lo que me gustaría. IMG_1459Las horas pasaban y no conseguía avanzar lo suficiente. Cada minuto el calor era mayor. Con el calor me sudaban hasta las cejas. Y con el sudor, el agua se iba acabando. Ese era el círculo.IMG_1463De vez en cuando aparecía un sendero de los de toda la vida y me echaba una mano. IMG_1461IMG_1464IMG_1466Dejé atrás la Peña de Francia, y comencé a racionar el agua.IMG_1468Por delante tenía numerosos montículos sin camino definido. Quizá otras tres o cuatro horas de camino hasta llegar al río.IMG_1469IMG_1470Pasando de puntillas por el pertinente drama del agua, decidí dejar la cresta y dirigirme hacia la carretera. El GPS me dijo que habría unas casas y un río.IMG_1471Dos horas para descender y allá apareció el pueblo de El Cabezo. Gracias a Dios…IMG_1472IMG_1473IMG_1475IMG_1476

Una vez recuperado el aliento retomé el sendero, por la base, habida cuenta de que el calor sería el mismo a las 5 que a las 8, a la sombra o expuesto. IMG_1457De modo que continué al escueto cobijo de los pinos hasta que encontré un lugar de acampada. Quizá el único sitio de toda la travesía en condiciones para montar la tienda.IMG_1480A la mañana siguiente me dirigí hacia el coche improvisando caminos a la vera del río. Si hay río hay esperanza, pensé.IMGP9738IMGP9740IMGP9741

Llegar a territorio balizado fue una liberación. Solo tenía que seguir las indicaciones.

IMGP9744IMGP9745Y tras remontar con esfuerzo el Portillo de Las Batuecas regresé al mirador. De aquí al coche no queda nada, y quien sabe si a un desayuno caliente, me dije.IMGP9746IMGP9747IMGP9748

Una despedida contundente en La Alberca.

IMGP9749

Moraleja: No salir en los días de ola de calor trepidante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s